agaldamez

Wednesday, October 04, 2006

En las estructuras sistematizadas no podemos ver de forma aislada a los grupos humanos con sus culturas porque todos tenemos interacción en conexión con el entorno social. Tenemos diálogos continuos en contextos históricos, tal vez diferentes pero en cierto sentido relacionado con nuestro mundo único con el cual todos compartimos.

A hablar de resistencias sobre las estructuras estructurantes, es decir, cuando una comunidad se resiste a no perder su propio lenguaje, no quiere decir que una sea mejor que otra, sino que en el contexto de necesidades una se adapta mejor para poder solventar esos ajustes que la sociedad misma atribuye, no tanto visto como víctimas sino más bien en la adaptación de un nuevo sistema. Una lengua que no es conocida en el sistema con el cual interactúa el sujeto dificulta esta interacción dialéctica, pero eso no quiere decir que lo sustituya con la lengua hegemónica, puede ayudar a solventar diversas necesidades pero en sí la lengua nativa de cada individuo esta inserta en un mundo de símbolos, creencias, costumbres, en el cual los actores sociales se identifican.

Como dice Castell, “la misma cultura puede inducir trayectorias tecnológicas muy diferentes según el modelo de relación entre el estado y sociedad. Sin embargo, la dependencia exclusiva del primero tiene precio, y para China fue el retraso, la hambruna, las epidemias, etc. lo que sí toma en cuenta es la comprensión de la relación existente entre tecnología y sociedad es que el papel del estado, ya sea deteniendo o dirigiendo la innovación tecnológica es un factor decisivo en el proceso en el proceso general, ya que expresa y organiza las fuerzas sociales y culturales que dominan en un espacio y tiempo dados.

Monday, September 25, 2006

Tercera tarea (Antropología de las culturas)
La cultura y la sociedad de redes
Cuando se menciona que el “nuevo paradigma no es acumular, sino compartir (La riqueza de las redes: cómo la producción social transforma los mercados y la libertad) aquí Benkler esta prácticamente posesionándose en términos de altruismo, o sea, construir en el Internet un entramado de tejido social, como sucede prácticamente con la wikipedia en la que la red de cooperación es de sociedad, con el único deseo de comunicarse con el mundo.
Con la tecnología de la comunicación actual y la amplia demanda de comunicación en la búsqueda de conocimientos, el mundo se convierte de personas pasivas a seres ampliamente participativas, aunque se bloqueen entradas, se instalen candados hacia la información, aquí con el objetivo de adquirir conocimiento lo único que se está propiciando es la aparición de mayores piratas, es difícil que la sociedad se quede callada ante lo que acontece en las grandes empresas que manejen la información con altos costos para alcanzarlas. Lo que para unos parece egoísmo, opino que los que se dedican a buscar información de forma altruista para adquirir conocimiento no están actuando de forma ilegal, porque pues, ¿Qué es ilegal? Si las empresas estructuran lo que es ilegal, entonces, es algo que ellos imponen a la sociedad, pues en estos marcos como se esta estableciendo la forma de obtener información sinceramente resulta ser un poco egoísta porque no está al alcance de todos sino de algunos, entonces ¿Cuánto tenemos que gastar para adquirir un conocimiento?
Si visualizamos la comunicación en la sociedad, nos damos cuenta que es una unidad básica de la existencia social, porque en la información y la comunicación están las bases esenciales de la autonomía esencial y del discurso en los procesos de decisiones públicas. La cultura y el conocimiento, ampliamente entendidos, forman el marco básico de referencia por medio del cual nos comprendemos y comprendemos a otros.
Como seres sociales en las redes la información la red ofrece una serie de mejoras identificables en la forma en que percibimos el mundo, la medida en que podemos afectar nuestras percepciones de él, el rango de acciones que permanecen abiertas a nuestra influencia y sus posibles resultados, así como también el de las empresas en colaboración que podemos emprender para perseguir nuestros objetivos. Nos permite hacerlo por y para nosotros mismos. Nos permite formas asociaciones flexibles con otros que comparen un objetivo común con nosotros, permitiéndonos proporcionar y explorar muchas más rutas de aprendizaje y comunicación que las que podríamos alcanzar en solitario o en asociación solo con otros que comparten vínculos fuertes a largo plazo. Al crear fuentes de información y plataformas de comunicaciones que nadie posee o controla con exclusividad, la economía de la información en red remueve alguna de las oportunidades básicas para la manipulación, de aquellos que dependen de la información y comunicación, por los propietarios de los medios de comunicación y los productores de las formas culturales predominantes. No elimina la posibilidad de que cualquier persona instrumentalice a otras. Pero remueve las limitaciones estructurales que hacían del todo imposible comunicarse sin ser el sujeto pasivo de una acción de comunicación iniciada por otros.
Por lo que se refiere a la cultura, lo mínimo que puede decirse es que el entorno de información en red está haciendo la cultura más transparente. Todos “ocupamos” cultura; nuestras percepciones, visiones y estructuras de comprensión están siempre mediadas por la cultura. E incluso así, en cuanto a esta circunstancia, hay grados de mejor o menor opacidad para nosotros como habitantes de la cultura.
Tenemos una oportunidad de cambiar el modo en que creamos e intercambiamos información conocimiento y cultura. Al hacerlo, podemos hacer que el siglo XXI ofrezca a los individuos más autonomía, a los comunidades políticas más democracia y a las sociedades más oportunidades para la autocomprensión y conectividad humana.
Podemos remover algunas de las barreras transaccionales a la oportunidad material y mejorar el estado del desarrollo humano en cualquier lugar. Quizá estos cambios serán la base de una verdadera transformación en sociedades más liberales e igualitarias. Quizá meramente mejoren, en modos bienes definidos, pero menos trascendentales, la vida humana en cada una de estas dimensiones. Esto solamente sería más que suficiente para justificar la adopción de la economía de información en red para cualquiera que valore el bienestar humano, el desarrollo y la libertad.

Tercera tarea (Antropología de las culturas)
La cultura y la sociedad de redes
Cuando se menciona que el “nuevo paradigma no es acumular, sino compartir (La riqueza de las redes: cómo la producción social transforma los mercados y la libertad) aquí Benkler esta prácticamente posesionándose en términos de altruismo, o sea, construir en el Internet un entramado de tejido social, como sucede prácticamente con la wikipedia en la que la red de cooperación es de sociedad, con el único deseo de comunicarse con el mundo.
Con la tecnología de la comunicación actual y la amplia demanda de comunicación en la búsqueda de conocimientos, el mundo se convierte de personas pasivas a seres ampliamente participativas, aunque se bloqueen entradas, se instalen candados hacia la información, aquí con el objetivo de adquirir conocimiento lo único que se está propiciando es la aparición de mayores piratas, es difícil que la sociedad se quede callada ante lo que acontece en las grandes empresas que manejen la información con altos costos para alcanzarlas. Lo que para unos parece egoísmo, opino que los que se dedican a buscar información de forma altruista para adquirir conocimiento no están actuando de forma ilegal, porque pues, ¿Qué es ilegal? Si las empresas estructuran lo que es ilegal, entonces, es algo que ellos imponen a la sociedad, pues en estos marcos como se esta estableciendo la forma de obtener información sinceramente resulta ser un poco egoísta porque no está al alcance de todos sino de algunos, entonces ¿Cuánto tenemos que gastar para adquirir un conocimiento?
Si visualizamos la comunicación en la sociedad, nos damos cuenta que es una unidad básica de la existencia social, porque en la información y la comunicación están las bases esenciales de la autonomía esencial y del discurso en los procesos de decisiones públicas. La cultura y el conocimiento, ampliamente entendidos, forman el marco básico de referencia por medio del cual nos comprendemos y comprendemos a otros.
Como seres sociales en las redes la información la red ofrece una serie de mejoras identificables en la forma en que percibimos el mundo, la medida en que podemos afectar nuestras percepciones de él, el rango de acciones que permanecen abiertas a nuestra influencia y sus posibles resultados, así como también el de las empresas en colaboración que podemos emprender para perseguir nuestros objetivos. Nos permite hacerlo por y para nosotros mismos. Nos permite formas asociaciones flexibles con otros que comparen un objetivo común con nosotros, permitiéndonos proporcionar y explorar muchas más rutas de aprendizaje y comunicación que las que podríamos alcanzar en solitario o en asociación solo con otros que comparten vínculos fuertes a largo plazo. Al crear fuentes de información y plataformas de comunicaciones que nadie posee o controla con exclusividad, la economía de la información en red remueve alguna de las oportunidades básicas para la manipulación, de aquellos que dependen de la información y comunicación, por los propietarios de los medios de comunicación y los productores de las formas culturales predominantes. No elimina la posibilidad de que cualquier persona instrumentalice a otras. Pero remueve las limitaciones estructurales que hacían del todo imposible comunicarse sin ser el sujeto pasivo de una acción de comunicación iniciada por otros.
Por lo que se refiere a la cultura, lo mínimo que puede decirse es que el entorno de información en red está haciendo la cultura más transparente. Todos “ocupamos” cultura; nuestras percepciones, visiones y estructuras de comprensión están siempre mediadas por la cultura. E incluso así, en cuanto a esta circunstancia, hay grados de mejor o menor opacidad para nosotros como habitantes de la cultura.
Tenemos una oportunidad de cambiar el modo en que creamos e intercambiamos información conocimiento y cultura. Al hacerlo, podemos hacer que el siglo XXI ofrezca a los individuos más autonomía, a los comunidades políticas más democracia y a las sociedades más oportunidades para la autocomprensión y conectividad humana.
Podemos remover algunas de las barreras transaccionales a la oportunidad material y mejorar el estado del desarrollo humano en cualquier lugar. Quizá estos cambios serán la base de una verdadera transformación en sociedades más liberales e igualitarias. Quizá meramente mejoren, en modos bienes definidos, pero menos trascendentales, la vida humana en cada una de estas dimensiones. Esto solamente sería más que suficiente para justificar la adopción de la economía de información en red para cualquiera que valore el bienestar humano, el desarrollo y la libertad.

Saturday, September 23, 2006

Said, E Orientalismo (1990) Madrid. Capítulo 1
En este artículo lo que trata es de enfocar y analizar el orientalismo como un ejercicio de fuerza cultural y a la vez invita a la reflexión sobre lo que aconteció en el Oriente. En primera instancia el autor nos menciona como cierta gente que estuvo situada en puestos de influencia, que poseía el conocimiento y el poder, era considerado como autoridad, en este caso me refiero a Balfour, el cual relata como es la situación en Egipto, como mediador.

El autor menciona como Balfour, en su discurso maneja el “conocimiento de un objeto” en su parecer de dominarlo y la autoridad que a la vez concierne en sus discursos al mencionar “nosotros” le otorga un significado que desde el punto de vista de que menciona literalmente “nosotros lo conocemos”, sin embargo, lo catalogan como para el bien de Egipto, pero que no muestra pruebas, evidentemente no permitían hablar con los indígenas, porque en caso de suceder se visualizaría como un agitador. Con su discurso mezquino hace supone Balfour que Egipto necesita de Inglaterra, en sí, era el discurso que justificaba el imperialismo occidental debido al retraso que tenia Egipto, por lo que para Inglaterra significaba el triunfo del conocimiento y el poder inglés sobre Oriente.

En los discursos que analiza el autor sobre Balfour, observó que el Oriental es contenido y representado por las estructuras dominantes, la manera de acentuar esta represión de occidente a oriente acentuaba que oriente había vivido con un mundo propio, diferente, pero completamente organizado, con su cultura los egipcios tenían otra realidad diferente al occidente que sin embargo era “propia”. Aunque lo que le daba al mundo oriental su inteligencia e identidad, no era el resultado de sus propios esfuerzos, sino mas bien, la compleja serie de manipulaciones inteligentes que permitían a Occidente caracterizar a Oriente.

El orientalismo se puede comprender mejor si se analiza como un conjunto de represiones y limitaciones mentales más que como una simple doctrina positiva. Si la esencia del orientalismo es la distinción incuestionable entre la superioridad occidental y la inferioridad oriental, debemos estar dispuestos a observar como el orientalismo, a través de su evolución y de su historia subsecuente, profundizó e incluso agudizó la distinción. Un de las formas de comprender de lo que eran los europeos al señalar “nosotros” y el decir que los orientales eran los extraños, es decir, cada uno vive una realidad diferente,, la forma de relacionarse del occidental ha sido un privilegio, lejos del occidente, al solo decir que “es mas fuerte” entonces, eso le hacía penetrar, abarcar, incluso de dar un significado a los misterios que acontecían en Asia. Por lo que desde los comienzos de la historia moderna hasta el momento, el orientalismo, como forma de pensamiento que se relaciona con el exterior, ha demostrado de manera característica la tendencia deplorable de toda ciencia que se basa en distinciones tan rigurosas como las del “Este y Oeste”. Como esta tendencia ocupa justo el centro de la teoría, la práctica y los valores orientalistas que se encuentran en occidente, el sentido del poder occidental sobre Oriente se acepta sin discusión, como si de una verdad científica se tratara.

Por lo que el propósito de esta lectura es demostrar que en la escala de valores occidental y oriental “la disposición relativa de los elementos es bastante diferente. En este tipo de planteamientos se manifiesta la culminación de la confianza del orientalismo en si mismo. A cualquier idea general meramente enunciada se reconoce la dignidad de la verdad.


La realidad que se vive hoy en día es difícil poder vivirla en forma aislada, porque como humanos que somos estamos interrelacionados en el mundo único donde habitamos, no podemos existir de forma encerrada. Tenemos nuestras formas propias de hallarnos, aunque también le encontramos sentido adquirir otras tradiciones diferentes que, con el tiempo adquieren sentido y lo apropiamos en nuestra cultura, como nuevos mecanismos que a través del tiempo hace que cada comunidad tenga más cosas en común.

Los antropólogos tienen como herramienta en el proceso de investigación a la etnografía, con la que en tiempos pasados escribían lo que a su parecer concebían la realidad de los otros. En el siglo XXI el ser interpretado mediante el empleo de formas metodológicas con espacios propios que provocan una forma peculiar de abstraer la comprensión del objeto estudiado, ha sido logrado por el antropólogo. El tratar de conocer lo que acontece el alguna comunidad exige humildad, porque en el conocer del sujeto activo hacia el objeto pasivo, o sea que el objeto conocedor “el” convierte a “mi” en objeto, coarta la realidad de los hechos.

La palabra aprender (hegreifen), construida así como el que caza, conquista, subordina, así no se vivencia la realidad del sistema comunicativo, como menciona Said con los orientales. No se puede percatar de lo que estamos condicionados para ver lo que queremos ver, sino que vemos lo que quieren. Esta connotación afecta las raíces de los sujetos conocedores y, a la vez, a los sujetos por conocer por lo que un estudio realizado bajo esos parámetros lo que provoca es una limitación de lo que se desea investigar. Al parecer en épocas pasadas los analistas sociales decían descubrir las razas y las etnias aunque más bien era una construcción social, porque eran situaciones construidas por los analistas para pasar por entes reales. Hoy en día no podemos quedarnos solo con la antropología tradicional, porque estaríamos limitando a abrir otros horizontes.

Tuesday, September 12, 2006

Pienso que en la actualidad, la antropología es una ciencia porque realiza investigaciones, que a los ojos de otros no tiene la suficiente validez, pero ¿Qué es lo que hace válido? La antropología es analítica, ha tenido diversas fases, en la antropología moderna poco a poco se esta convirtiendo en una ciencia aplicada, ya que los investigadores se están concentrando en aspectos sociales como la salud, la educación, o el desarrollo urbano.

Como dice uno de los párrafos en el blog, las ciencias sociales pasan por una transición importante, adaptándose a una nueva etapa en la sociedad. Hoy en día, son muchos los antropólogos que son contratados por organismos públicos, empresas de investigación, organizaciones indigenistas y los servicios de salud para realizar trabajos de campo en entornos culturales, ya sean de proyectos educativos, sanitarios o programas de desarrollo en zonas rurales.

En la actualidad, la mayor parte de los proyectos de campo necesitan el apoyo de diferentes profesionales, en la inclusión de los métodos cuantitativos los cualitativos, para poder conocer un panorama más amplio. Por cuestiones de metodología, los antropólogos han desarrollado vínculos sociales con las comunidades objeto de estudio. Estas relaciones muchas veces han pasado a ser verdaderas asociaciones que, en la mayoría de los casos, han beneficiado a las comunidades. Por lo que observo, la aplicación de este método pragmático ha abierto nuevos caminos en la teoría social, y en lo que respecta, lo que he leído en la antropología médica ha abierto campos de crucial importancia que son más relevantes en cuestiones de aporte de lo que acontece en la realidad social.